lunes, 19 de junio de 2017

Manejo arbitrario de pensiones perpetúa las inequidades

Ante las evidencias de irregularidades en la masiva distribución de pensiones sin aportes por invalidez, el gobierno inició un proceso de revisión que generó mucha polémica. Cuando se otorga una pensión a quien no es inválido automáticamente se lo condena a la dependencia crónica del asistencialismo ya que tiene prohibido trabajar en la formalidad. En lugar de suspender la revisión, lo pertinente es mantenerla pero acompañada de instrumentos más eficaces de inserción laboral.
Las pensiones no contributivas por invalidez son prestaciones que se les otorga a personas que no realizaron aportes a la seguridad social, presentan un grado de discapacidad laboral superior a 76% y no disponen de ingresos o bienes que permitan la subsistencia de su grupo familiar. Se tramitan en el Ministerio de Desarrollo Social nacional y para obtenerlas se requiere un Certificado Médico Oficial expedido por un profesional de hospital público. Son incompatibles con un empleo formal, tanto asalariado como por cuenta propia.
Entre los años 2000 y 2015 se otorgaron más de un millón de estas pensiones. El grueso de este aumento se dio entre los años 2009 y 2014 cuando se incrementaron a razón de 130 mil por año. Actualmente, las personas subsidiadas con una pensión sin aportes por invalidez laboral representan el 2,6% de la población total.
Al considerar la distribución de pensiones por provincias se puede indagar sobre manejos discrecionales en su asignación y también sobre su impacto en el funcionamiento del mercado de trabajo. Según información del Ministerio de Desarrollo Social se observa que:
En 3 provincias (Santiago, Formosa y Chaco) el 8% de la población recibe una de estas pensiones por invalidez laboral y la tasa de inactividad laboral es del 41%.
En las 9 provincias que le siguen el 5% de la población recibe una pensión sin aportes por invalidez laboral y la tasa de inactividad laboral es de 29%.
En las 12 provincias de menor incidencia de estas pensiones el 2% recibe una pensión por invalidez y la tasa de inactividad laboral es de 24%.
Estos datos confirman las sospechas sobre discrecionalidad y fraudes. No hay una conformación de la población tan diferente como para justificar provincias con tasas de invalidez 4 veces superior a otras. Por otro lado, que en la mitad de las provincias entre el 3% y el 8% de la población tenga una incapacidad laboral por impedimento físico sólo podría explicarse por catástrofe natural o una guerra, considerando además que a estas personas hay que sumarles los inválidos laborales que reciben pensiones contributivas. No habiendo mediado ninguno de estos factores, es claro que las pensiones por invalidez, al igual que muchos otros programas asistenciales, fueron administradas de manera rudimentaria y con escaso apego al cumplimiento de las normas.
Pero, además, los datos muestran una estrecha asociación entre proporción de la población que cobra pensión por invalidez y la incidencia de la inactividad laboral. Es decir, a mayor tasa de pensiones sin aportes por invalidez, mayor tasa de inactividad laboral. Esto reflejaría que se procuró beneficiar con la distribución discrecional de pensiones sin aportes a las zonas más postergadas donde prevalecen bajas tasas de actividad laboral. Pero la realidad es que se contribuyó a perpetuar la pobreza y el atraso. Al otorgarle una pensión por invalidez a una persona que puede trabajar, además de inducirla a cometer un ilícito, se la condena a perpetuidad a no poder ingresar a la formalidad laboral. El Estado, en lugar de apoyarlos para que tengan la oportunidad de ser artífice de su propio progreso en base a su trabajo, promueve la ilegalidad y la dependencia crónica del asistencialismo. Seguramente que esta estrategia genera dividendos electorales a sus ejecutores, pero es a costa del atraso y la pérdida de dignidad de las personas.
Más allá de los errores cometidos por el actual gobierno, el proceso de revisión de las pensiones no debe desactivarse. Previamente es fundamental diferenciar situaciones y diagramar políticas acompañantes. Para las personas que no son inválidas pero están en situación de vulnerabilidad social es necesario poner a disposición otros programas que faciliten el acceso a un empleo asalariado o como cuenta propia. Para quienes sufren una invalidez, repensar las reglas y las formas de constatación que permitan una razonable evaluación de su situación socioeconómica.
imagen

Mareando la Perdiz. Por Enrique Guillermo Avogadro

"La mente es como un paracaídas. Sólo funciona si la tenemos abierta". Albert Einstein

Resultado de imagen para enrique guillermo avogadro
La sociedad tiene la legítima y justificada certeza de que el Poder Judicial, en especial el fuero federal domiciliado en Comodoro Py, le está mareando la perdiz, como reza el famoso dicho. Hace muchos, muchos años que es sabido que los magistrados encargados de investigar y, en su caso, castigar la corrupción sólo actúan cuando los denunciados pierden el poder; mientras tanto, y de eso puede contar mucho Lilita Carrió, los expedientes duermen en los cajones de los escritorios, a la espera de tiempos mejores para vender sus resultados al mejor postor.
A partir de diciembre de 2015, cuando quedó expuesto el monstruoso saqueo al que fue sometido el país por obra y gracia del matrimonio Kirchner, que organizó y comandó una gigantesca asociación ilícita para concretar el mayor latrocinio de su historia, se esperaba que los procesos adquirieran velocidad. Sin embargo, la ciudadanía asiste expectante a procedimientos cinematográficos –se llegó al extremo de perforar el suelo de la Provincia de Santa Cruz en busca de supuestos tesoros enterrados- que obtienen grandes titulares en la prensa y que, al día siguiente, son tapados por la aparición de nuevos escándalos, sin que los resultados concretos, entendidos como la detención de los delincuentes, aparezcan.
Los emblemáticos casos de los hoteles y de los inmuebles patagónicos, ahora agravados por el descubrimiento del Waldorf, son motivo de causas judiciales que tienen más de diez años de trámite, y su rol en los retornos de las coimas de la obra pública ha quedado demostrado más allá de toda duda. Pero, a diferencia de lo que sucede en Brasil, nadie ha ido preso por eso, y los autores y cómplices de tantos delitos no sólo siguen dando vueltas como pollos al spiedo sino que hasta se dan el lujo de viajar al exterior, dar cátedra de populismo y reírse a carcajadas de todos nosotros, mientras inscriben sus candidaturas al Congreso para obtener los salvadores fueros.
Los jueces federales realizan aparatosos allanamientos con anuncios previos y demoras que garantizan que los papeles y las pruebas desaparezcan o se adulteren, y ni siquiera cuando esas situaciones son confirmadas por filmaciones (como fue en “La Rosadita”, donde todos vimos por televisión cómo se llevaban alegremente bolsos y hasta computadoras) se activan las alarmas mentales que disparan acciones inmediatas. Así, ese ilusionismo malabar que realizan los magistrados aparece como un eficiente (hasta hoy) modo de adormecer la indignación popular.
Pero, claro, el abuso de ese proceder ha producido un hartazgo en la sociedad, que ha tomado conciencia de lo inerme y abandonada que se encuentra frente a la corrupción que la empobrece, la inseguridad cotidiana que la asesina y, sobre todo, a los abusos de poder del Estado y de quienes disponen de las influencias necesarias para torcer la realidad a su favor.
Muchos de los votantes de Cambiemos están hoy injustamente desilusionados por la presunta inacción del Gobierno, aunque éste poco pueda hacer al respecto sin obtener el acuerdo de otras fuerzas políticas en el Congreso; y sabemos cuántos legisladores, actuales y futuros, verían comprometidas su libertad y su fortuna si alguna de las posibles acciones prosperara. Baste recordar lo sucedido con el delincuente Juez Eduardo Freiler en el Consejo de la Magistratura o con la Procuradora General, Alejandra ¡Giles! Carbó, cuyo desplazamiento aún no ha logrado.
La más clara confirmación de esa generalizada certeza es la invitación a dos concentraciones –una, para esta misma tarde y, la otra, para el 20- frente a Comodoro Py 2002. No concuerdo con ellas por dos razones: la primera, su localización: la zona del puerto de Buenos Aires es complicada para llegar y para volver y, en ambos casos, no habrá nadie en los tribunales esos días, o sea, se protestará frente a un edificio vacío; la segunda, por la ineficiente y contradictoria difusión a través de las redes sociales, que garantiza el fracaso.
Mi propuesta, por el contrario, es realizar, con una grande y unívoca convocatoria previa, una manifestación en día hábil y a principios de julio en la Plaza Lavalle -y en las equivalentes de todo el país-, ante la cual se encuentran las sedes de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura federal, cuyos integrantes deben ver y oír nuestros reclamos por ser los máximos responsables del desquicio que afecta al Poder Judicial.
En otro ámbito, el de la política, también nos están mareando la perdiz. La yunta Massa-Stolbizer aparece como inexplicable, tanto como la postura de Martín Lousteau, por ejemplo. Sobre la crisis del peronismo, lo mejor que he leído fue escrito el jueves por Carlos Pagni en La Nación (https://tinyurl.com/y7o7ond), quien explicó claramente qué significaba la formación del F.U.C.K. (Frente Unidad Ciudadana Kirchnerista) que presentó Cristina Fernández como nuevo instrumento electoral, dejándolo afuera con su historia, sus símbolos y hasta su famosa marchita; a la luz del documento fundacional dado a conocer el miércoles por la viuda de Kirchner, cabe preguntarse si, tal vez tanto como mentirosa compulsiva, no está rematadamente loca; porque, en términos normales, nadie puede negar a tal extremo los hechos comprobados y, sobre todo, cuál fue su verdadera herencia y cuánto ha perjudicado ésta al país.
En relación a la muerte de la señora Ernestina Herrera de Noble, producida esta semana, debo reconocer que soy tan iluso que, en algún momento, esperé que la ex Presidente y ese teórico ícono de los derechos humanos, Estela Barnes de Carlotto, tuvieran algún rasgo de decencia y, aunque fuera post mortem, le pidieran disculpas por la horrorosa persecución y el injustificable acoso de los que, conjuntamente con sus hijos, fuera objeto durante más de ocho años.
Cristina Kirchner apoyó la denuncia de apropiación de sus hijos que había formulado la jefa de las Abuelas de Plaza de Mayo contra la directora de Clarín, y llegó a amenazar con recurrir a tribunales internacionales si la acusada no era condenada aquí. La comprobada falsedad de la denuncia no resultó óbice para que la persecución continuara por años, como un arma más en la guerra contra la prensa que el kirchnerismo había desatado en 2008, a raíz de su posicionamiento frente a la demencial tentativa gubernamental de destruir al campo, que tanto nos costó a los argentinos.
Si bien vivimos una democracia representativa, nuestros derechos ciudadanos se extienden más allá del mero hecho de votar cada dos años. Debemos expresarnos, como lo hicimos pacífica y masivamente el 1° de abril, esta vez para decir a los jueces: ¡se acabó!; que deben cumplir con la ley y que llegó la hora de poner punto final y definitivo a su nefasto proceder que, sin dudas, actúa como una barrera infranqueable para nuestra transformación en una nación seria y desarrollada. Sólo de nosotros depende lograrlo.
Bs.As., 17 Jun 17
Enrique Guillermo Avogadro - Abogado

ENVIADO POR SU AUTOR

domingo, 18 de junio de 2017

Una oda al dólar barato

Felipe RamírezPor Federico Tessore
Buenos Aires, Argentina – Algo extraño está ocurriendo en la frontera. Los argentinos, en masa, visitan Chile y arrasan con sus comercios. Hoy el deseo de los argentinos no parece ser conquistar Chile… pero sí comprar todos sus bienes.
Vamos a las cifras:
En 2016 llegaron a Chile 2,9 millones de argentinos. En 2017 se espera que esta cifra llegue a 4 millones.
La mayoría de estas personas viaja a comprar.
Según el diario El Cronista las compras minoristas de argentinos en territorio chileno sumaron US$ 830 millones (unos AR$ 13.200 millones) el año pasado, solo contabilizando aquellas con tarjetas de crédito y débito.
Y según un informe de la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo de Chile, las compras argentinas en el país vecino aumentaron 80% en 2016 versus 2015.
¿Por qué ocurre esto?
El gran inversor argentino Eduardo Costantini, hoy en la lista de las personas más ricas del mundo elaborada por la revista Forbes con un patrimonio de US$ 1.000 millones, parece tener la respuesta. Así lo cuenta el diario El Cronista:
“El dólar debería estar en $20, pero advirtió que ‘no va a ocurrir’. ‘El tipo de cambio está atrasado, lo que genera un efecto colateral en el gasto público’, planteó el empresario. En tanto, indicó que como consecuencia estamos promoviendo el gasto en el exterior”.
Como ves, la respuesta es muy simple. El dólar está barato en la Argentina, por lo tanto, a la hora de comprar bienes nos conviene viajar y comprar afuera.
Ahora, ¿se puede mantener esto por mucho tiempo?
En el Capítulo 2 de El Libro Negro del Dólar, el libro que publiqué un par de meses atrás, explico porque esto no puede ocurrir.
Vamos a un ejemplo:
Supongamos que el tipo de cambio de la Argentina y Chile es de 1 peso argentino cada 40 pesos chilenos. De este modo, si un Smart TV en nuestro país cuesta AR$ 10.000, en Chile debería costar CLP$ 400.000.
Ahora de golpe vamos a Chile y nos encontramos con que el televisor vale sólo CLP$ 300.000 en lugar de los CLP$ 400.000 que debería valer si las monedas estuvieran equilibradas.
Esto significa que en Chile un televisor cuesta 25% menos que en Argentina y hay dos posibilidades que explican esta situación:
1 – Los fabricantes chilenos son muy eficientes, producen y venden con menores costos. Lo que les permite cargar menores precios.
2 – No hay diferencias en los costos de producción del mismo producto, pero el tipo de cambio real entre Argentina y Chile no sería $ 40 (CLP) por cada peso argentino.
En esta última posibilidad, esto quiere decir que el peso argentino debería depreciarse un 25% para ubicarse en los CLP$ 30 por cada uno de los nuestros.
¿Cómo se daría este proceso?
De una forma muy simple e intuitiva. Si el comercio entre Chile y Argentina fuera totalmente libre, cada vez más argentinos comprarían televisores en Chile. Nadie los compraría en Argentina, ya que en Chile están un 25% más baratos.
Al hacer esto habría más demanda por la moneda chilena y menos demanda por de la moneda argentina. Por la simple ley de la oferta y la demanda, esto provocaría una depreciación de la moneda en argentina en términos de moneda chilena. Y de esta forma el tipo de cambio pasaría de $ 40 (CLP) a $30 (CLP).
De ser así, sería un proceso natural en el cual el mercado se encargaría de corregir esa distorsión de precios.
Por supuesto, claro, si hubiera total libertad de comercio entre un país y otro…
Sin embargo, sabemos que no existe libertad absoluta a la hora de comerciar, por lo que en la práctica nunca se va a llegar a una convergencia absoluta. Pero también aprendimos muy bien los argentinos que las distorsiones se pueden detener por un tiempo limitado, pero nunca para siempre.
Tarde o temprano explotan y se “solucionan”. Nuestra historia económica nos dio decenas de ejemplos de ese tipo. Y cuando estos procesos están relacionados al dólar, generalmente podemos ver una correlación con esta teoría de la “Paridad de Poder Adquisitivo”.
Si te interesa este tema, no dejes de leer el capítulo 2 del El Libro Negro del Dólar donde profundizamos este aspecto.
Y como inversor, toma en cuenta que esta situación no durará para siempre. Aprovecha esta ventana de oportunidad para comprar dólares baratos y comenzá a armar un portafolio diversificado.
Te deseo un excelente día de inversiones,
Federico Tessore
Director
Tessore Research

viernes, 16 de junio de 2017

El Momentum: la “ridiculez” más sensata para ganar en los mercados

alt_textLo que conocerás a continuación es la forma más “ridícula” e “ingenua” de enfrentar a los mercados, según los inversionistas más importantes del mundo.
Pero se equivocan, y hoy te contaré por qué.
El Índice MSCI Momentum de Estados Unidos es una entidad que se encarga de hacer seguimiento a las compañías cuyas acciones más han subido de precio en los últimos 12 meses.
En pocas palabras, el MSCI revela a los inversores las acciones que se encuentran “en su mejor momento” de manera estable, y que podrían convertirse en buenas oportunidades para sus carteras.
Te cuento esto porque, hoy, las acciones listadas en este Índice Momentum están en un alza histórica: llevan 11 días seguidos subiendo su precio, el rally alcista más largo del MSCI desde 1992.

Sin embargo, Bloomberg no ha tratado esta noticia con mucho optimismo. Según este medio especializado, este rally histórico sólo se produce por “los ilusos de siempre que persiguen acciones ganadoras” y agrega que esta estrategia falló en 2016 y registró pérdidas para este tipo de inversores.
Cuando leí eso, me indigné.
“Perseguir acciones ganadoras” es una frase que me hace enojar, porque hace sonar la estrategia como una tontería que sólo “los simples inversores minoristas” harían.
Es el típico discurso condescendiente de los llamados “especialistas” e “inversores muy serios” que abundan en los mercados. Desde su trono de la sabiduría, bajan un poco sus anteojos para mirarte por sobre el hombro e iluminarte con la verdad: “nadie gana dinero persiguiendo acciones ganadoras”.
¡Y la mayoría de inversores minoristas les creen! Después de todo, un analista con traje, corbata y gafas gruesas lo dijo junto a una pantalla llena de gráficos…así que debe ser verdad.
No lo es. Es literalmente una mentira.
Perseguir el Momentum de una acción es la estrategia más segura, responsable y ganadora que puedes usar en el mercado…pero casi nadie la sigue.
La mayoría de los inversores toman partido en el debate eterno entre crecimiento vs valor, pero nadie repara en que ambas métricas identifican el Momentum de una acción.
Por supuesto, hay datos objetivos que respaldan la conveniencia de las Acciones Momentum.
La información empírica demuestra que el Momentum es un factor decisivo en cualquier estrategia financiera de largo plazo.
De hecho, los retornos de las acciones que son factorizadas en base al Momentum han sido mayores a los que se basan en el crecimiento o el valor de las compañías en las que se invierte. Las acciones Momentum promediaron un 3% más que el mercado regular entre 1912 y 2014.

Es cosa de mirar los datos. Las ganancias están ahí y son superiores a cualquier otra estrategia.
Perseguir el Momentum de una acción debería estar en la primera página de cualquier manual de inversiones, y debería ser el primer consejo que un inversor minorista recibe al entrar a los mercados.
¿Y por qué nadie la usa?
La culpa es del Filtro Narrativo
A la hora de elegir una estrategia de inversión, nos auto convencemos con una historia, o bien nos convencen con una narrativa en particular.
Aquellos que eligen la estrategia del crecimiento, se convencen por el potencial de sus acciones de convertirse en gigantes de la industria. El próximo Apple, el próximo Facebook, el próximo Amazon
¿Quién no querría invertir en una idea así? Es increíblemente atractivo y apela a nuestra capacidad de soñar, a nuestra emocionalidad.
En el otro extremo, quienes optan por la estrategia de Valor apelan a la racionalidad, los números puros y duros. Buscan ganar dinero de manera segura, tomando el approach más científico, matemático y objetivo. Se inventan fórmulas, y fórmulas a partir de esas fórmulas, en un círculo interminable de cálculos hasta dar con la mejor opción.
Pero al mencionar el Momentum, una estrategia que consiste en invertir en las acciones más fuerte del último año, sin importar cuáles sean, y luego repetir el proceso una y otra vez, les parece ridículo. “Es tan simple que no puede resultar”.
Porque nada les gusta más a los pseudo filósofos de Wall Street que venderte la idea de que, en el mercado, sólo lo complejo puede funcionar.
Sí, claro…
Por lo demás, aplicar de manera correcta una estrategia de Momentum no es tan sencillo como lo pintan. Se necesita investigar a las compañías, medir cuánto tiempo ha durado su inercia positiva, y por sobre todas las cosas, ser valiente: atreverse a invertir en una acción a medida su precio va subiendo, y no al contrario.
Piensa en las últimas acciones Momentum en ser exitosas: Netflix, Facebook, NVIDIA ¿Te habrías atrevido a invertir en estos gigantes a medida subían su precio? Sin embargo, quienes lo hicieron, se llevaron retornos francamente espectaculares.
Esto demuestra que perseguir el Momentum de las acciones funciona, no importa lo que digan los “inversores serios” desde sus tronos en el Olimpo de Wall Street. Si te entrega dinero, poco riesgo y puedes sistematizarlo, entonces es un método válido, y esta estrategia cumple todos esos puntos.
Lo único que necesitas es dejar de escuchar el ruido ambiente del resto de los inversores, y seguir lo que funciona.
Un saludo,

Greg Guenthner
Para El Inversor Diario

El mito del capitalismo inmoral. Por Iván Carrino

Una serie de mitos rodean al liberalismo económico. Suele decirse, por ejemplo, que en un ambiente sin controles los empresarios cobran precios demasiado elevados, cuando en realidad la competencia que genera la libertad termina redundando precisamente en lo contrario.
Se argumenta, también, que la libertad promueve el empleo de máquinas que amenazan con destruir los puestos de trabajo, cuando no hay elementos empíricos que sustenten esta teoría.
Por último, se sostiene que la libre importación de bienes y servicios ocasionará desempleo, cuando en realidad lo que hace es aumentar el poder de compra de los trabajadores.
Estos son solo algunos de los tantos mitos y argumentos falaces que rodean a la economía de mercado.Todos ellos pueden refutarse con una buena argumentación, datos empíricos y acudiendo a principios sólidos de teoría económica.
Sin embargo, hay mitos y prejuicios que son más difíciles de desterrar. Uno de ellos es el mito del capitalismo inmoral.
“Solo te interesa que los números cierren”
Muchos estarán de acuerdo en que el sistema de mercado es el que mejores condiciones tiene para generar riqueza y prosperidad para el conjunto de la población. No obstante, no les gustaría para nada que los tilden de “liberales”, “pro-mercado” o, muchísimo menos… “neoliberales”.
Si se llegara ese punto, quedaría expuesto que a esta persona “solo le interesa el Excel, que los números cierren, pero no la gente”.
Esta idea está muy extendida. Incluso cuando pudiera aceptarse 100% que el capitalismo es el mejor sistema económico y que asigna los recursos de la mejor manera posible, todavía queda en el imaginario colectivo que, dado que está basado en el egoísmo y la propiedad privada, se trata de un sistema inmoral.
Ahora justamente ese concepto es el que dota de moralidad al liberalismo. Como sostiene Alberto Benegas Lynch (h), el liberalismo es el respeto irrestricto del proyecto de vida de los otros.
¿Por qué se sostiene eso? Porque la base del capitalismo es la propiedad privada.
Pero no se trata solamente, como diría Marx, de la propiedad privada de los medios de producción. La propiedad privada no es solamente un concepto económico y material, sino que es también un concepto filosófico y moral.
Respetar la propiedad privada de las personas no es solamente respetar su fábrica, su emprendimiento productivo o su dinero. Se trata también de respetar sus creencias religiosas, su forma de vestir, su manera de pensar, sus ideas políticas, su elección sexual... en definitiva, de respetar el proyecto de vida que los demás elijan, siempre y cuando ese proyecto no implique dejar de respetar el de un tercero.
Inmoral es el atraco
¿Qué tiene de inmoral eso? ¿Qué tiene de inmoral un sistema que, porque valora la propiedad, respeta las decisiones individuales de las personas? La alternativa a este sistema, llámese socialismo, intervencionismo, fascismo o populismo, siempre ha sido la de torcer las voluntades individuales y violentar las decisiones de la gente, en beneficio de las decisiones de grupos organizados.
En última instancia, la diferencia entre el liberalismo y el intervencionismo es la diferencia entre un sistema basado en las relaciones voluntarias y otro basado en relaciones hegemónicas, de poder, de coacción.
Es la diferencia entre una transacción comercial y un simple atraco.
El capitalismo no es un sistema que, como funciona en lo económico, deba ser defendido desde lo moral. En realidad, es al revés: dado que se trata de un sistema moralmente superior, es que genera los beneficios sociales que genera, en la forma de mayor crecimiento económico, mayor innovación y más prosperidad.
En la medida que los colectivos no se imponen a los individuos, que el estado no viola la libertad y la propiedad privada de los productores, es que aparece un marco para que, efectivamente, esa producción crezca.
Es la moralidad del capitalismo lo que lo hace un sistema económico superior, no a la inversa.
La inmoralidad del liberalismo no es más que otro mito que añadimos a una larga lista que, sin lugar a dudas, seguiremos escribiendo.
Saludos,
Iván Carrino
Para CONTRAECONOMÍA

jueves, 15 de junio de 2017

JUDÍOS DEL SIGLO XXI: OTRA DE MADURO

Por Luis Marin
Los chavistas “somos los nuevos judíos del siglo XXI, que persiguió Hitler. Así somos. No llevamos la estrella de David amarilla aquí (…) llevamos el corazón rojo de ganas de luchar y de pelear por la dignidad humana y los vamos a derrotar a estos nazis del siglo XXI, a estos fascistas”, declaró Nicolás Maduro por televisión, para sorpresa de quienes creían que ya no podría sorprender a nadie.
La verdad es que los judíos del siglo XXI viven en Israel, el Hogar Nacional Judío y cerca de dos tercios en la Diáspora, principalmente en EEUU, Canadá, Francia, Argentina, Rusia, Reino Unido, Sudáfrica y crecientemente en Australia, alcanzando recién el mismo número que existía antes de la destrucción de las comunidades judías europeas en la Shoá.
Y cada vez menos en Venezuela, donde la pequeña comunidad de alrededor de veinte mil almas se redujo a menos de la mitad durante este proceso y en Cuba, en que apenas quedan quinientos, en los países musulmanes tienden a cero y ninguno en los países árabes.
Es improbable que alguno sea chavista considerando que, sea lo que sea que se entienda por eso, si se juzga por los actos y dichos de Chávez, entonces, uno de sus rasgos esenciales es el antisemitismo visto que éste rompió relaciones con Israel maldiciéndolo y se paseaba extrañamente agarrado de manos con Mahmud Ahmadineyad, quien se propone “borrar a Israel del mapa” anunciando que esto “ocurrirá pronto”.
La segunda parte también es falsa además de vergonzosa porque en verdad el nazi-fascismo fue derrotado en 1945 sin que Venezuela disparara ni un tiro. Medina le declaró la guerra a Alemania al final, simbólicamente y pensando más en su propia supervivencia política ante el triunfo de las democracias que por hostilidad hacia el Eje, al contrario, es fácil rastrear la simpatía de los cuarteles hacia el militarismo prusiano, ni en balde su régimen sobrevivió al cese del fuego apenas un mes antes de ser derrocado por “la revolución de octubre”.
Por un lado resulta tranquilizador saber que la suerte del mundo libre no depende de países como Cuba o Venezuela que con seguridad no le aguantan ni un round a los auténticos nazi-fascistas, que en la vida real fueron derrotados por su archienemigo EEUU; por el otro, no deja de ser embarazoso imaginar qué pensaran los neonazis viendo a unos dictadores pintorescos de paisitos tropicales, donde hay monos y cocoteros, bravuconeando que van a derrotarlos, nadie sabe cómo ni con qué.
La aparente motivación de la botada de Maduro es una modalidad de manifestación de los venezolanos en el exterior que consiste en señalar a funcionarios o beneficiarios de su régimen que se encuentran en el exterior para que no pasen desapercibidos y que se ha dado en llamar “escrache”.
Esta expresión probablemente provenga del inglés “scratch, lo que antes se decía “rayar”, esto es, exponer a alguien públicamente de manera que podría resultar  incómoda o dañina para su reputación.
La conexión urdida entre estas manifestaciones con la historia judía es temeraria; pero da para fundar una escuela de interpretación socio política porque, aunque los que practican el escrache sean millones de venezolanos expatriados, basta con identificar entre ellos a un solo judío para que aquel se convierta en un factor en la guerra global contra Israel.
Es un hecho palmario que la única comunidad emplazada por el régimen a pronunciarse sobre esta práctica es la comunidad judía de Venezuela, que así lo hizo, siendo igualmente evidente que estas manifestaciones son masivas, por ejemplo, en España y ninguna comunidad española, que hay tantas, vascos, gallegos, catalanes, canarios, etcétera, ha sido emplazada a pronunciarse, no lo han hecho, ni nadie cree que deban hacerlo.
El Pueblo Elegido, llaman a los judíos; con raro humor se quejan diciendo si, de vez en cuando, no podrían elegir a otro.

JORGE RODRÍGUEZ COMO EDUCADOR
JR junior también le dedicó un programa de televisión a denunciar el incidente de su hija Lucía ocurrido tan lejos de las tribulaciones del Municipio Libertador como pueda estar el balneario Bondi Beach, en Sídney, Australia. El único interés de su exposición reside en servir de ejemplo para ilustrar la mecánica del discurso y pensamiento, si puede llamarse así, con que la izquierda global asume el antisemitismo.
Aunque el incidente involucra varias personas, JR jr se concentra en una sola, enfatizando su condición judía, Deborah Goldberg Solomovic, que expone en foto desplegada y califica  como, “la agresora de Lucía, de manera paradójica y terrible hizo con mi hija lo mismo que los nazis hicieron con sus abuelos en las calles de Múnich, de Berlín, en la década de los 30, 40. Comenzaron así, a hacer lo que ella hizo con Lucía”, y luego enumera una larga serie de agravios que evidentemente su hija no ha sufrido ni podría sufrir, menos de parte de la señora DGS, hasta llegar al exterminio.
Lo que interesa destacar de esa cháchara repugnante y absurda es la inversión subrepticia y desquiciante que troca a los judíos de perseguidos en perseguidores, que los convierte en perpetradores en lugar de víctimas del Holocausto. Esta horripilante tergiversación es un tópico de la izquierda global que en todo el mundo, desde el medio oriente a la Patagonia, equipara, iguala y sustituye la Estrella de David con una esvástica, que llama al Estado de Israel “Estado-nazi”, que identifica sionismo y racismo, dice que Israel trata a los árabes como los nazis los trataron a ellos, etcétera.
Pero no se detiene, agrega que “es una persona pudiente, con dinero, sus familiares tienen mucho dinero, la mayor parte hecho aquí en Venezuela, ahora en cuentas en el exterior”; el manido tópico del judío rico, acaparador de las riquezas del mundo que, por cierto, también remachaba Chávez constantemente y del que ningún antisemita puede prescindir.
Aquí comienza a desbarrar: “abandonó Venezuela en el año 2006 (no sabe si eso fue hace diez u once años), pero se considera con el atributo de agredir personas”. Un lapsus de JR jr que asoma la idea de que quienes no abandonaron el país en 2006, lo cual es su caso, sí tienen “el atributo de agredir personas”, atributo cuya existencia ignorábamos.
Y no se detiene: “Nosotros aquí jamás mostraremos fotos de niños”, y subraya: “Jamás”. Acto seguido, exhibe una foto de niños (esto es muy raro, incluso en un psiquiatra). “Sólo que esta es la foto de DGS ‘niña’ con su mejor amiga, Lilian Tintori”, también ‘niña’. Sigue otra foto de niños con Franco Tintori ‘niño’ que es imposible saber qué tenga que ver con esto ni cómo JR jr justifica su exposición en pantalla, sin esos pudorosos parches o borrones que acostumbran los vigilantes de la LOPNA.
“No sé si podemos ver el video de la agresión” y muestra el video; pero sin audio con lo que parece una pantomima incomprensible, maniobra inútil porque cualquiera que tenga interés lo puede ver por Internet aunque no, claro, la audiencia de JR jr en VTV.
¿Qué dice el audio suprimido por JR jr?
 “¿No te duele estar aquí? ¿Cómo te están pagando a ti? ¿Quién te está pagando? Lucía: ¿Dónde está Leopoldo? Llama a tu tía y que nos diga dónde está Leopoldo, ¿Ah? ¿Tienes miedo? Muy bonito, vivir en Bondi, mientras a todos los estudiantes los están matando. ¡Responde, responde! Porque por culpa de tu papá hay gente muriéndose, ¿oíste? Eso va a caer en tu conciencia, yo te entiendo; pero tienes que responder. Tienes el deber como venezolana de responder. Déjala en paz, déjala en paz.”
¿Cuál es la agresión? Agresión es acometer a alguien violentamente con la intención de matarlo, herirlo o causarle grave daño, en forma injusta y sin provocación suficiente.
Demasiado decentes fueron, porque cualquier venezolano promedio hubiera aderezado esas preguntas con varias groserías (cualquiera puede añadir las que prefiera); si hubiera sido una árabe palestina, que ellos tanto defienden, la apuñala; un colectivo, la acribilla a tiros; un policía nacional, le dispara una salva de perdigones en la cara; un guardia nacional, una bomba lacrimógena al pecho; el rinoceronte la atropella y le pasa por encima; la ballena le destroza los órganos internos con un chorro de agua a presión. Eso sí son agresiones.
Y este es el quid de la cuestión: JR jr se presenta ante los venezolanos con una pose de dignidad ofendida, de padre abnegado preocupadísimo por la felicidad, seguridad, en fin, por el futuro de su hija; pero no advierte el ultraje que esto significa para millares de hogares venezolanos devastados por las pérdidas de sus hijos, asesinados y torturados por las fuerzas públicas regulares e irregulares del régimen que él representa.
Además de los pecados capitales de tergiversación y omisión JR jr incurre en una monstruosa falta de sentido de las proporciones: las preguntas a su hija hechas por DGS, pero simbólicamente por cualquier venezolano, lo ofenden al punto de compararlas con el Holocausto; pero no dedica ni un minuto de su programa a las trescientas cincuenta mil víctimas mortales del proceso, ni a dos millones y medio de venezolanos desplazados que se manifiestan en el exterior, como no sea para insultarlos y descalificarlos.
Este es un rasgo de la personalidad psicopática que causa perplejidad en los criminólogos, la absoluta falta de empatía del criminal respecto de sus víctimas; pero está demostrado que así como el ladrón pretende que se respete su derecho a la propiedad recién adquirida, el asesino contumaz se aferra al Derecho y todas las garantías legales cuando es aprehendido, reclamando para sí aquello que niega a los demás.
JR jr y su hermana Delcy justifican sus actuaciones con que su padre JR sr fue asesinado por la policía el 25 de julio de 1976, como si los venezolanos tuvieran la culpa y ellos una deuda que cobrar indefinidamente. Dicen que fue “la derecha fascista”; pero no, fue el gobierno socialdemócrata de Carlos Andrés Pérez, adscrito a la Internacional Socialista.
Es una magnífica ironía que un gobierno de la Liga Socialista es el que más ha reprimido, torturado y asesinado en toda la historia de Venezuela.

FASCISMO Y BOLIVARIANISMO
La oposición oficial ha logrado el hecho extraordinario de que haya jóvenes en las calles luchando contra esta “dictadura fascista”. Esta situación incomprensible admite la sencilla explicación de que hay demasiados comunistas genéticos en sus filas a quienes les resulta poco confortable luchar contra el régimen si lo toman como lo que es, castro-comunista, en lugar de encubrirlo con esa cómoda fantasía.
Hay que hacer maromas intelectuales y echar mano de artificios dialécticos para demostrar lo indemostrable, aprovechando lo que el militarismo ramplón tenga en común con el fascismo mussoliniano; pero más importante es lo que no se quiere ver, su nexo filial con el régimen de Castro del que puede decirse cualquier cosa pero no dudarse que sea comunista.
Habría que advertir al Foro de Sao Paulo, del que es miembro fundador; así como revisar sus alianzas con el FSLN de Nicaragua, FMLN de El Salvador, el MAS de Bolivia, las FARC, ELN de Colombia, Tupamaros de Uruguay, con la ETA, PODEMOS, IU de España, hasta la OLP que o bien todos están muy equivocados o todos son filo fascistas.
Pero lo más crudo e importante es lo que no se quiere ver en el país: el PUSV, PCV, la Liga Socialista, PODEMOS, PRV, MEP, facciones de Bandera Roja en la que, por cierto, milita Tibisay Lucena y una larga lista de micro partidos y organizaciones armadas como el FBL, Tupamaros, La Piedrita, Alexis Vive, todos del Polo Patriótico de gobierno, pueden ser lo que sea ideológicamente pero, ¿cómo puede alguien creer que sean fascistas?
La verdad es que hay comunistas sinceros en la oposición que parecen empeñados en combatir al régimen y al mismo tiempo salvar la franquicia socialista para un futuro en que habrá un socialismo auténtico, el que ellos sueñan porque éste, el real, es una falsificación.
Exactamente como si un falangista nostálgico dijera que Franco es un dictador comunista para salvar al falangismo de la mala prensa que hoy todo el mundo le dispensa.
Así pasa con el bolivarianismo que se resiste tenazmente a salir del discurso opositor, a pesar de que los mismos idólatras de Bolívar les preguntan, incluso desde el exterior, qué puede tener esta República de “bolivariana” si Bolívar mandaba a huir del país donde uno solo detenta todos los poderes porque es un país de esclavos.
Asimismo personas espontáneas preguntan humildemente por la radio porqué llaman bolivarianas a unas bandas criminales, que están atropellando y robando al pueblo, que si eso no es mancillar el nombre de El Libertador.
Otra vez la respuesta cierta es la más sencilla: porque el bolivarianismo es un engranaje del discurso del que no pueden prescindir porque les fallaría la transmisión. Un sector de la oposición oficial está más preocupada en atraerse a los supuestos chavistas light y a cierta logia militar “bolivariana” que de ofender a los opositores radicales.
El bolivarianismo es un truco que abusivamente usó Chávez para revestir a su movimiento de una dignidad que no tiene. Eso nunca debió permitirse y debe prohibirse en el futuro, si es que quieren mantener a Bolívar como un símbolo de identidad nacional.
Desafortunadamente, la jerarquía militar que toleró las conspiraciones de Chávez, que lo dejó actuar y nunca lo detuvo cuando pudo hacerlo, les concedió ese mérito y para referirse a ellos decían “por ahí andan los bolivarianos” lo que en los cuarteles equivale más que a darles la razón, santificarlos.
Por una suerte de dialéctica histórica, quienes se empeñan en el bolivarianismo lo están desterrando del futuro como una peste de la que nadie querrá volver oír hablar; en cambio, desvinculándolo de este naufragio, quizás tenga algún lugar en el mundo por venir.
La idolatría es el primer y más grave pecado, incluso para los ateos.
ENVIADO POR SU AUTOR DESDE VENEZUELA

VENEZUELA, CUBA Y LA OEA. Por Antonio Sánchez García

Antonio Sánchez GarcíaEs hora de que la comunidad democrática internacional abra los ojos y venga en nuestro auxilio. Con todos sus medios. Venezuela es, para la región y los mismos Estados Unidos, inmensamente más valioso que Cuba e importante política, económica, social e históricamente que Siria. Esperamos por lo menos que lo entiendan.
A Luis Almagro

Hay un convidado de piedra en la asamblea general de la OEA: Cuba. No se la menciona, es un tótem y un tabú, y nadie, ni siquiera su Secretario General Luis Almagro, el mejor que haya pasado por sus tablas desde su creación y uno de los más valiosos políticos latinoamericanos vivos, osa mencionarla. Es el poder en las sombras, el fantasma de la Ópera, que ni siquiera sus vicarios y acólitos, como quien dirige la cancillería de su satrapía en Tierra Firme, o su plenipotenciario en funciones ante la OEA, osan mencionar. Pues sería como mencionar la soga en casa del ahorcado. Cuba es, así, como la carta del cuento de Edgar Alland Poe: está sobre la mesa, pero nadie alcanza a verla.
Todos los miembros de pleno derecho de la con razón llamada Organización de Estados Americanos, sean ellos de derechas, de izquierdas o de centro, tienen perfecta conciencia de que el dueño del desventurado país sobre cuyos destinos se discute, es, por ahora Raúl Castro. Hasta su muerte fue su hermano Fidel. Luego de su muerte, será su nieto. Versión tropical y caribeña de Corea del Norte. Pero ninguno hace mención del hecho: Maduro es un agente cubano, puesto frente a la administración de la dictadura a la sospechosa y discutible muerte de Hugo Chávez Frías, sucedida en Cuba, en La Habana, en el CIMEQ y bajo la directa, secreta y blindada observación de Fidel y Raúl Castro. Y ni la señorita Delcy Rodríguez, ni sus embajadores en Washington, ni ninguno de los funcionarios que los acompañan en dichas discusiones estarían ocupando sus puestos sin la aprobación del supremo gobierno cubano. Piensan, hablan y gesticulan como si fueran monigotes: son títeres de Raúl Castro. Pero se los toma en serio, se discute con ellos y se pretende convencerlos de verdades tangibles – crisis humanitaria, insurrección, manifestantes asesinados, narcotráfico de dimensión planetaria, pobreza, falta de alimentos y medicinas – como si no fueran los apasionados voceros de la cancillería cubana. Los perros que ladran a sus indicaciones.
El poder del amo cubano es omnipresente y ubicuo: desde el papa Francisco a la canciller alemana Angela Merkel y desde Donald Trump a la socialista chilena Michelle Bachelet, pasando por Mauricio Macri, Temer y PPK – los liberales latinoamericanos de la partida -, todos de consuno, le recomiendan a la oposición venezolana, que se sabe maniatada, aherrojada y amenazada de muerte por las fuerzas combinadas de la satrapía venezolana y la tiranía cubana, que la amaestra, la maneja y la domina, le recomiendan a esta oposición que dialogue con Nicolás Maduro. Como si Nicolás Maduro fuera algo más que el títere de Raúl Castro y Ramiro Valdés. Como si en verdad dispusiera de mayor poder del de quienes lo naricean a su antojo. Pues no es más que su agente in partibus.
¿Por qué no hablan con la verdad por delante y le recomiendan a nuestra oposición que se reúna en sitio neutral, ante un tercero, con Raúl Castro? ¿Por qué darle a la tiranía cubana la insólita ventaja de su absoluta transparencia, no tocarla ni con el pétalo de una rosa y hasta abrirle los brazos en gloria y majestad, con caras sonrientes y amabilidad desbordada, como lo han hecho Barak Obama y Jorge Alejandro Bergoglio? ¿Por qué insólitas y extrañas razones tanto el Departamento de Estado de la Sra. Hillary Clinton como el Vaticano de Monseñor Parolin prefirieron abrirse a la tiranía cubana, en absoluto desmedro de la democracia venezolana? ¿Por qué todas las cancillerías del mundo, con la natural excepción de Corea del Norte, Rusia, China y los cipayos latinoamericanos, expresan sus angustias ante la tragedia venezolana y callan la razón de tal tragedia: la colonización de Venezuela por Cuba y el implacable manejo de sus fuerzas militares, policiales y parapoliciales – un ejército de “asesores”, “médicos”, “preparadores deportivos” y “técnicos de gobierno” que constituyen un ejército de ocupación de tropas de combate altamente preparadas para la guerra, de decenas y decenas de miles de funcionarios cubanos, que controlan desde notarías hasta registros de identidad, manejan quién cómo y cuándo merece tener o no tener un pasaporte y se llevan la tajada del león de los ingresos de nuestra esquilmada industria petrolera? ¿Y cien mil barriles diarios de petróleo a cuenta de inventario?
Evidentemente, Susana Malcorra y Heraldo Muñoz, cancilleres de Argentina y Chile, lo saben tan perfectamente como lo sabe Monseñor Parolín, canciller del Vaticano, Rex Tillerson, el jefe del Departamento de Estado de los Estados Unidos, y todos los ministros de relaciones exteriores de las naciones democráticas del orbe: Venezuela es una dictadura “exógena”, para usar un término creado por quienes la administran: su cerebro, su alma y su corazón se encuentran en La Habana. Y si no lo saben no merecen ocupar los puestos que ocupan. ¿Si sus servicios de inteligencia no los proveen de la verdad de lo que ocurre en nuestro atribulado país, de qué es que los proveen?
Una palabra de Raúl Castro es una orden para Nicolás Maduro y una de Ramiro Valdés una decisión que no será discutida por el general Vladimir Padrino, jefe de los ejércitos venezolanos. Ni Maduro, ni Padrino ni ninguno de los funcionarios de la dictadura tienen poder real para actuar por propia iniciativa. Y quien de la alta nomenclatura del régimen, como la Fiscal General de la República Luisa Ortega Díaz, las contraríe, corre el riesgo de ser suicidada, como lo insinuara con su perversa y estúpida brutalidad uno de los máximos sigüises del dictador y ex guardaespaldas a todo servicio de Hugo Chávez, Pedro Carreño. Sin el consenso de los tiranos cubanos o la decisión unilateral de sus estados mayores de retirarse del campo de batalla temiendo graves consecuencias para la supervivencia de su “revolución”, Venezuela no saldrá de su tragedia. Para Cuba, la dictadura venezolana es un “essential”, un territorio ocupado, una conquista innegociable.
Héctor Schamis, el gran columnista de El País, escribió en abril de 2015 que en Venezuela no existían las fuerzas internas capaces de dirimir el grave conflicto en el que estábamos. La insurrección en marcha, de una dimensión, una fuerza y un alcance inéditos en la historia de América Latina y sólo comparable a los sucesos de Ucrania o a la Primavera Árabe, demuestra que existen de la parte opositora las fuerzas para reconstruir el país y echar a andar una Nueva República, liberal, democrática, próspera y poderosa, si sólo se enfrentaran a una dictadura endógena, fracasada, arruinada y acorralada, como esta farsa trágica del castrochavismo. No le pidan al pueblo venezolano, cuyas fuerzas armadas lo han traicionado vendiéndose al enemigo, que venza a las tropas cubanas invasoras. ¿Esperan por un nuevo Vietnam?
Es la hora de que la comunidad democrática internacional abra los ojos y venga en nuestro auxilio. Con todos sus medios. Venezuela es, para la región y los mismos Estados Unidos, inmensamente más valioso e importante que Siria. Esperamos que por lo menos lo entiendan.
FUENTE: http://www.frentepatriotico.com/inicio/2017/06/13/venezuela-cuba-y-la-oea/
ENVIADO DESDE VENEZUELA

martes, 13 de junio de 2017

Entrevista al Dr. Alejandro Chafuen, presidente de Atlas Network sobre el gobierno de Donald Trump.

Publicado el 6 jun. 2017, en que PanamPost entrevista al Dr. Alejandro Chafuen, presidente de Atlas Network, sobre las medidas tomadas por el gobierno de Donald Trump. Los nuevos nombramientos, la salida del Acuerdo de París y la propuesta para realizar la reducción de impuestos.
 
FUENTE: Publicado en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=KF7z6kodMXU

lunes, 12 de junio de 2017

LOS SINDICATOS DESTRUYEN LA EDUCACIÓN

Por María Celsa Rodríguez
Nos sorprende escuchar que algunos docentes en el interior del país, en las provincias del Nordeste argentino, un 50% no saben usar la  computadora ni abrir una cuenta de correo. Otros solo lo usan para estar en contacto con sus amigos de facebook. Pero no lo usan para capacitarse a través de los múltiples cursos gratis que hay en la red. ¿Porqué? porque no les dan puntaje, y al no tener puntaje, no pueden ganar más. Lo que nos indica que ellos solo priorizan el salario sobre la educación. Tampoco conocen la existencias de múltiples bibliotecas virtuales especializadas en un sin fin de materias y se quejan de no tener dinero para comprarse textos para leer.

 ¡¡¡Cuanta limitación intelectual tienen nuestros docentes!!!!

Pero la formación docente como dice José Gimeno Sacristan, catedrático de la Universidad de Valencia en "¿Como se forma a un buen docente?" "hay que entenderla en un sentido amplio, no consiste simplemente en adquirir cursillos. Yo soy docente y no estoy yendo a ningún curso, pero me estoy perfeccionando en la medida en que estudio, leo y escribo lo que tengo que hacer, independientemente de si es domingo o estoy de vacaciones. Hablo de una actitud de permanente puesta al día, autónoma, inherente a tu forma de ser", piensa el catedrático. Es decir es la propia actitud de perfeccionarse, de estar actualizado como un interés personal del docente que busca una eficiente calidad en su exposición  frente al aula. Pero no todos tienen ese interés.

Hoy estamos ante una época de constante cambios, de desaprender para volver a aprender, donde la tecnología es el eje central del conocimiento, sin embargo tenemos docentes que aun no saben nada de informática.   "Un docente hoy necesita ser un intelectual bien formado en uno o varios campos específicos del saber y debe contarlo de una manera interesante a un grupo de personas al que tiene que tratar de manera adecuada", como son los jóvenes, que saben mas de tecnologías que los docentes. Pero tampoco los docentes hacen nada por cambiar esto. Están mas preocupados de la cuestión salarial que de la educación en si. De ese modo lentamente su calidad va decreciendo hasta ser un mediocre que solo cumple días de clases por un salario, pero no para transmitir conocimiento.

Es difícil entender que algunos  docentes aparte del reclamo salarial,  también hagan  paros en  rechazo a tomar cursos de capacitación tecnológica. ¿Como pueden responder a las inquietudes de sus alumnos con esa falencia en su curriculum? Es un muro que los deja fuera de este siglo para quedarse detenido en un tipo de educación que ya no sirve.  Entonces, ¿como despertamos el interés de esos docentes que se mantienen en su zona de confort y son orgullos ignorantes tecnológicos? Creo que el punto esta en que no hay vocación docente. Como dice Sacristán "Los docentes que no tienen una formación específica no sabe lo que necesita -su país- sobre relaciones internacionales, economía, política. ¿Cómo va a votar mañana a un partido X sin conocer esas cosas? La actual crisis mundial, desatada en los Estados Unidos, no se comprende sin saber cómo funcionan las hipotecas, los préstamos bancarios. Es muy compleja la realidad política, si la entendiéramos nos rebelaríamos más". Pero ellos se rebelan al conocimiento.

Por su parte piensa Patricia Silva de la Universidad de Barcelona en "Nuevos retos de la Profesión Docente": que las actividades que hoy se desarrollan: "tienen que ver principalmente con actividades periféricas que dejan de lado los aspectos centrales de la enseñanza. A lo anterior se suman situaciones conflictivas provocadas por posturas político sindicales, condiciones laborales que afectan el trabajo cotidiano, mecanismos de promoción laboral que siguen atendiendo principalmente a aspectos formales y a factores distintos del trabajo académico y de los resultados educativos". Es decir,  la atención se focaliza en temas que sacan  del orden de prioridades a  la cuestión central.

 Por lo que "hay que empezar a seleccionar a los docentes con alto nivel de calidad", que como agrega  Silva "la experiencia nos indica que no basta disponer de recursos económicos en forma de estímulos o equipamiento material para garantizar que los docentes realicen mejor su trabajo. Consideramos que los esfuerzos deben enfocarse al trabajo académico, pedagógico y de investigación".

De esa manera la educación que reciban los alumnos sera de calidad.

Obviamente esto desatará la  oposición de los sindicatos, que se declararan en guerra con lo único que saben hacer que son los  PAROS, y  son quienes destruyen la educación, mientras el resto son esclavos a su servicio y los alumnos, los convidados de piedra en esta historia.

Homenaje a Albert Einstein. Prof. Dr. Victor Farias desde Chile

Resultado de imagenEn múltiples ocasiones se ha rendido homenajes a Albert Einstein, el científico más importante del mundo en el siglo XX. Creo que también hoy podemos seguir aprendiendo de él. Tras la muerte de Chaim Weizmann, el primer presidente de Israel, el (17.1152) la embajada de Israel en USA le hizo llegar al profesor Einstein una sorprendente e inesperada misiva. En ella se le ofrecía oficialmente que asumiera la presidencia de ese país. “Un gobierno suyo sería no solo de la mayor importancia, sino que le permitiría continuar con plena libertad sus trabajos científicos” Su enorme popularidad y prestigio internacional le garantizaban éxito y eficacia. Un economista ironizó con certero humor “Podría incluso resolver las matemáticas de nuestra economía..” Pese a todo el gran sabio declinó la honrosa oferta. Aludió ante todo a su inexperiencia y a su falta de manejo político contingente y ello con su conocida modestia y sentido de la responsabilidad pública. ¡Qué enorme diferencia con lo que nos toca vivir y padecer respecto a personajes improvisados y llenos de ambición descontrolada en nuestro país! Un país que por cierto posee las potencialidades para servir de ejemplo a todo este lamentable continente, lo que –para algunos- parece ser una amenaza. Albert Einstein también ahora no pierde su actualidad y sigue siendo un maestro ejemplar 
Prof. Dr. Victor Victor Farias

Canje de pasajes vs. ahorro para la educación.Por el Dr. Edgardo Zablotsky

Resultado de imagen para edgardo zablotskyHace pocos días, diputados nacionales de diferentes bloques, encabezados por el oficialismo y el kirchnerismo, solicitaron al presidente de la Cámara la actualización del monto que perciben mensualmente en concepto de gastos de representación y canje de pasajes aéreos y terrestres.Por mes, y aparte de la dieta, cada legislador recibe una cuponera con pasajes aéreos y de ómnibus. Los pasajes que no se usan se pueden canjear directamente por dinero en efectivo, lo que implica un ingreso adicional.
Al respecto, señala el diputado del Partido Obrero Néstor Pitrola: “El PRO y el kirchnerismo piden aumentar un 100% los gastos de representación y 70% los
pasajes, que son aumentos encubiertos porque se les permite no usarlos y cambiarlos por plata”. Es claro que tiene razón. Ya hace muchos años que señalo la inequitativa asimetría de derechos que gozan los legisladores respecto del resto de los ciudadanos de la Nación.
Veamos los hechos. Numerosos legisladores hacen uso de su derecho a canjear pasajes por dinero en efectivo, al no utilizar por completo la cuota que tienen asignada. Esta conducta es por completo racional, nunca nadie puede estar peor por recibir un subsidio en
efectivo y gastarlo a su criterio, que por recibir un derecho equivalente, ejemplificado en este caso por los pasajes aéreos.
Por ello, resulta razonable suponer que cualquier legislador prefiere esta flexibilidad a no tener otra opción que utilizar los pasajes o perder el valor de los mismos, sobremanera aquellos que residen en la Ciudad de
Buenos Aires o en distritos cercanos y, por ende, no utilizan su cuota
mensual de pasajes. Sin embargo, el resto de los ciudadanos carecemos de esta misma flexibilidad en numerosas instancias. La educación es un claro ejemplo de ello.
Si le preguntamos a un padre de un niño en edad escolar si prefiere el actual sistema de educación pública o recibir un subsidio que le permita tomar sus propias decisiones respecto de la educación de sus hijos, independientemente de sus restricciones económicas, la respuesta debería ser tan obvia como lo es la conducta de los legisladores.
Nadie podría estar peor por tener la posibilidad de elegir, todo padre que desease optar por una educación distinta para sus hijos podría hacerlo y quien prefiriese que concurriesen a la escuela pública a la que asisten actualmente también podría hacerlo.
No estoy proponiendo inventar la rueda, esta propuesta es una realidad en otras latitudes. Por ejemplo, dos recientes notas del Wall Street Journal describen el caso de Arizona, el cual se convirtió en abril pasado en el segundo estado en Estados Unidos, después de
Nevada, en establecer Cuentas de Ahorro para la Educación (ESA), que permiten a los padres que opten por retirar a los niños de escuelas públicas recibir una porción de los fondos que el Estado habría gastado en su educación y con ello costear un colegio privado, tutorías u otros gastos de educación aprobados por el Estado.
En realidad, Arizona es el primer estado donde la idea ya se ha puesto en práctica, al sortear las barreras legales al respecto. Todo estudiante de escuela pública es elegible, aunque el número participante cada año tiene un techo. Las cuentas promedian US$ 5.600, lo cual es suficiente para cubrir la matrícula en la mitad de las escuelas privadas del estado. Por cierto, la legislación impone rigurosas medidas de rendición de cuentas, entre ellas pruebas estandarizadas obligatorias y la presentación de informes públicos sobre los resultados de las mismas.
Como bien señaló el gobernador de Arizona, Doug Ducey, al firmar la ley: “Cuando los padres tienen opciones, los niños ganan”. Por ello, si nuestros legisladores tienen el derecho a elegir el uso que le asignan al subsidio en tickets aéreos, yo pregunto si no es inequitativo que los padres no tengan un derecho similar respecto de la escolaridad de sus hijos. La respuesta es obvia.

*Miembro de la Academia Nacional de Educación y Vicerrector de la Universidad del CEMA.
FUENTE: http://www.perfil.com/columnistas/canje-de-pasajes-vs-ahorro-para-la-educacion.phtml 

PUBLICADO CON LA AUTORIZACION DE SU AUTOR

En Alemania 9 de cada 10 jóvenes hacen prácticas en empresas

La educación secundaria orientada al empleo explica gran parte de la alta tasa de empleo y bajo desempleo entre los jóvenes alemanes. Por esta modalidad transitan la mitad de los jóvenes y, entre ellos, casi todos hacen prácticas en empresas. De cara a profundizar la colaboración con Alemania, aún más importante que promover nuevas inversiones, es lograr que las empresas alemanas radicadas en la Argentina contribuyan a la masificación de esta modalidad educativa.
La visita de Angela Merkel a la Argentina generó muchas expectativas sobre la posibilidad de llegada de nuevas inversiones alemanas. En este marco varias empresas alemanas instaladas en el país anunciaron nuevos proyectos. Con menos énfasis en los anuncios, se mencionó la posibilidad de promover la inversión en capital humano a través de una institución histórica de aquel país que es la educación dual alemana. 
La educación secundaria en Alemania está estructurada básicamente en tres pilares. Uno de educación general orientada a formar jóvenes para la universidad. Otro, de carácter intermedio, que prepara para seguir estudios post-secundarios y terciarios con orientación laboral. El tercer pilar está enfocado en preparar a los jóvenes para su inmediata incorporación al mercado laboral como trabajadores calificados una vez terminada la secundaria. En esta orientación de educación para el trabajo se combinan enseñanzas escolares con prácticas laborales en empresas monitoreadas desde las escuelas.  
Información publicada por la OECD permite ilustrar las características y los resultados alcanzados a través de esta organización de las escuelas secundarias. Según Education at a Glance 2016 y Employment Outlook 2016, en Alemania se observa que:
El 48% de los alumnos en la secundaria cursan la modalidad de educación para el trabajo.
De estos jóvenes, el 86% hace prácticas en empresas monitoreadas por las escuelas.
La tasa de empleo juvenil en Alemania es del 45% y la de desempleo del 7%.
Estos datos muestran que la mitad de los jóvenes alemanes transitan por la educación para el trabajo y casi 9 de cada 10 reciben como parte de su formación prácticas en empresas. Esta dinámica del sistema educativo seguramente explica buena parte de la alta tasa de inserción laboral y el bajo desempleo juvenil. En Argentina, los mismos indicadores son ruinosos. La tasa de empleo juvenil es de 29% y la tasa de desempleo del 23%. 
La centralidad de las prácticas en empresas como fuente de calidad educativa queda expuesta cuando se compara con otras experiencias europeas. Por ejemplo, en Bélgica el 60% y en España el 34% de los jóvenes en la secundaria transitan por orientaciones laborales, pero sólo el 6% y 1%, respectivamente, hacen prácticas en empresas. No es casual que en Bélgica la tasa de empleo juvenil sea de apenas el 21%y la de desempleo del 22% y en España la tasa de empleo juvenil sea del 19% y la de desempleo del 48%. Si bien el mal desempeño del mercado laboral juvenil responde a múltiples factores, la desconexión de la educación con las empresas juega un papel protagónico.
Ante estas evidencias sorprende que en la Argentina se siga asociando a la educación para el trabajo sólo con las escuelas técnicas. La degradación de las escuelas técnicas no se produjo en los ’90 sino en las décadas del ’70 y los ’80 debido al divorcio con el mundo productivo, que condujo a la desactualización de los contenidos curriculares y al atraso tecnológico. En este contexto, la reconstrucción de la educación para el trabajo en los tiempos modernos no será exitosa si se insiste en el obsoleto formato de orientaciones exclusivamente industriales y de construcción. Un camino más promisorio es extender la formación para el empleo también a las escuelas de orientación general (bachilleratos) incorporando como parte de los contenidos curriculares las prácticas en empresas. Un paso previo es derribar las barreras legales y culturales que cercenan la posibilidad de utilizar a las empresas como ámbitos educativos.
La educación secundaria para el empleo es eficaz cuando se combinan los contenidos escolares con prácticas en empresas. Para ello, es fundamental el protagonismo de las empresas. Ellas son las que deberían liderar la transformación de las prácticas educativas tomando como objetivo principal el horizonte laboral de los alumnos. Por eso, el rol más estratégico que pueden desempeñar las empresas alemanas en el país es aportar sus conocimientos para expandir y perfeccionar las todavía incipientes experiencias que existen en la Argentina de integración entre el mundo educativo y productivo.imagen

#Paraguay Cuatro dirigentes del PLRA pidieron asilo político en Uruguay

#USA 98% de votantes de Puerto Rico sufragaron en favor de convertirse en el estado 51 de EEUU

domingo, 11 de junio de 2017

What economy will the new Dutch government inherit? Author: Caroline Gray, PhD, Senior Economics Editor

Dutch Prime Minister Mark Rutte’s liberal VVD party has won again despite losing seats, keeping the far right in a largely ineffectual position. The Netherlands is one of Europe’s best performing economies, which surely helped see reason ultimately triumph over populism after a campaign dominated by much political noise from Geert Wilders’ anti-immigration party. And yet voters still punished the outgoing coalition heavily. Rutte’s party lost about a quarter of its support and its traditional coalition partner all but collapsed, with the Green-Left party making substantial gains to emerge as an unexpected victor of the night and a potential kingmaker in coalition negotiations. On the face of it the Dutch economy is doing remarkably well, yet voters were clearly not entirely happy with the political status quo. While the Liberals do battle behind the scenes to form a working majority in the fragmented Dutch parliament, we take a look at the economic situation that the new government will inherit.



Click to see full-size image
Amid the recession of 2011 and 2012, Rutte’s government pushed through harsh spending cuts before the Dutch economy began to see the light again at the end of 2013. Since then, bar a few inevitable bumps and blips on the road, headline figures suggest that the economy has gone gradually from strength to strength, at least in comparison with many of its Eurozone peers. GDP growth reached 2.1% last year, significantly above the Euro area average of 1.7%. This year and next, economic growth will decelerate, as elsewhere, but it will still remain above average. Our March Consensus Forecast, obtained by polling 18 leading local and international macroeconomic analysts, sees Dutch GDP growing 1.9% this year and 1.7% next, compared to average growth in the Euro area of 1.6% and 1.5%, respectively.
A competitive economy, the Netherlands is also a standout performer in terms of its current account balance, which we see hitting a surplus of 8.1% of GDP this year and 7.9% next. These figures are well above the Euro area averages of 3.0% and 2.8% of GDP respectively and even beat Germany’s performance (8.0% and 7.6%), the Eurozone member best known for accumulating colossal current account surpluses. As in that country, the weak euro has benefitted the Netherlands’ strong export sector, which will receive a further boost this year from the expected pickup in global growth.
On the fiscal front too, the Netherlands has a stellar record. It quickly corrected its 3.9% deficit in 2012 to return to well within the EU’s 3% of GDP target from 2013 onwards. After coming in at 0.9% of GDP last year, our analysts expect the Dutch deficit to keep diminishing going forward, recording 0.4% of GDP this year and 0.2% in 2018. Again, these figures beat our average deficit forecasts of 1.6% and 1.5% for the Eurozone as a whole.
Luckily for the Netherlands, it has avoided the explosion in public debt levels seen in so many of its Eurozone peers in the wake of the financial crisis. Public debt, which came in at 63.1% of GDP last year, is expected to continue its slow but steady decline to 61.2% this year before reaching 59.4% in 2018, thereby falling within the EU’s 60% desired limit. In stark contrast, Eurozone public debt overall, which was 90.4% of GDP last year, will only decline to 89.6% and 88.4% this year and next.
So far, so good for the Netherlands then. So why has the outgoing coalition still been punished? Of course, not all of it is entirely related to the economy, with the far right having mercilessly exploited other concerns preying on people’s minds in relation to immigration and terrorism. But some of it most definitely is economic in origin. The Netherlands’ strong economic performance is only relative, given that it comes in a context of ongoing Eurozone woes. And, as seen in other countries such as Spain, which has experienced remarkably robust GDP growth in recent quarters despite difficult political conditions, strong growth does not necessarily translate into tangible improvements in the lives of citizens themselves, many of whom are still feeling the effects of the crisis far too acutely.
In the Dutch case, analysts began to celebrate in the third quarter last year that consumers seemed finally to have fully joined the recovery. Private consumption growth jumped in that three-month period as purchasing power improved on the back of tax cuts, declining consumer prices and increasing employment. But growth in consumer spending weakened again in the final quarter, suggesting it may be too early to jump to conclusions.
Public debt may be faring well in the Netherlands, but private debt most certainly isn’t. Last year, Eurostat produced a debt-to-income ratio by comparing total debt per household to the average income per household. And it was not Greece, Italy, Portugal or Spain that topped the list of the most debt-burdened households in the Eurozone, but rather the Netherlands. Hefty outstanding mortgages are responsible for a large chunk of the problem, as the burst housing bubble continues to hang over Dutch consumers and the economy like a sword of Damocles. House prices may gradually have been picking up since the abyss of 2013, but they remain below pre-crisis levels and the residential mortgage debt load in the Netherlands continues to far outstrip the Eurozone average. Add to this the fact that any benefits of the recovery for consumers have been decidedly uneven, with consumer confidence remaining weak among low earners and unemployment still afflicting far more people than it did pre-crisis, and some of the Dutch discontent starts to make more sense.
Not surprisingly, Dutch consumers have therefore not exactly been jumping up and down with glee as the Dutch economy has consistently beaten average Eurozone GDP growth rates in recent quarters. The Netherlands may have a fine current account balance, but many consumers who have suffered falling house prices, unemployment and government austerity measures are continuing to feel the pinch. Indeed, if we look at real household consumption per person, which is probably the best indication of living standards, the Dutch are still consuming less on average than they were a decade ago, whereas the average of the Eurozone is almost back to normal. Mark Rutte may be celebrating just now, but he and whatever new government he forms face some interesting challenges ahead to prevent any lingering discontent among Dutch citizens from spreading further.
Author: Caroline Gray, PhD, Senior Economics Editor

¡A la calle por Justicia! Por el Dr Enrique Guillermo Avogadro.

clip_image002
”No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos. La justicia, la justicia seguirás, para que vivas y heredes la tierra que Jehová tu Dios te da” (Deuteronomio.16.19-20).

Como sociedad nos hemos hundido en una inmunda y maloliente ciénaga moral de la que todos, por acción u omisión, somos culpables, claro que en diferente grado. Resulta incomparable la responsabilidad que le cabe a quien entrega su documento de identidad -que permitirá el robo de su voto- a cambio de dádivas para poder simplemente alimentar a su familia, y la del empresario que paga una coima –que siempre cargará al precio del contrato- para obtener ventajas indebidas o la del funcionario que la recibe.
También somos culpables quienes aceptamos mansamente que todo esto continúe ocurriendo en nuestro país, mientras miramos indiferentes cómo continúan en libertad tantos personajes acusados de delitos no excarcelables, comprometidos por infinidad de pruebas que intentan adulterar, exhiben impúdicamente sus riquezas mal habidas y se ríen a carcajadas de sus conciudadanos, a muchos de los cuales han llevado a la pobreza más extrema con sus latrocinios.
La reciente muerte de Aldo Ducler ha hecho revivir la memoria de los monumentales desfalcos de los que hemos sido objeto: YPF, los fondos de Santa Cruz, IBM, Siemens, Skanska, Sueños Compartidos, trenes, aviones, gasoductos, centrales nucleares, represas, puentes, caminos, viviendas, escuelas, hospitales, hoteles, cloacas, agua potable, Ciccone, PAMI, IOMA, ANSES, AFJP’s, indemnizaciones a terroristas, remedios “truchos”, universidades, pesca, oro, el Instituto del Cine, contratos de dólar futuro, Odebrecht. British Petroleum y miles de etcéteras.
Sólo la decisión de Néstor Kirchner, explicada hace muchísimos años por tantos analistas (incluyendo a quien esto escribe) de robarse el 25% de la petrolera fue la causa mayor de nuestros males, comenzando por la inflación y el gigantesco déficit público. La caída en la producción y en la prospección de hidrocarburos obligó a la masiva importación de gas (otro brutal negociado) y se llevó las pocas reservas del Banco Central que se habían salvado de la depredación.
Los ciudadanos hemos permitido calladamente que, desde hace décadas, quienes deben administrar justicia en nuestro país sean elegidos por favores del poder de turno, y los jueces los devuelven con el permanente “cajoneo” de las causas que le resultan sensibles. Como verdaderas aves de presa, se han posado en el tejado de Comodoro Py y, desde allí, husmean el aire pútrido en busca de nuevas víctimas mientras protegen a los depredadores.
Pero no se trata sólo del fuero federal; los males afectan también a la Justicia ordinaria, como lo prueba el avance de la inseguridad cotidiana, sobre todo en los conurbanos de todo el país. Violadores, asesinos, narcotraficantes campean a sus anchas y se llevan la vida de hombres, mujeres y niños, en crímenes cada vez más violentos y salvajes.
Por delitos infinitamente menos graves que los comprobadamente cometidos por Cristina, Máximo y Florencia Kirchner, Lázaro Báez y sus hijos, Amado Boudou y sus testaferros, las hijas del “Bombón” Mercado, Julio de Vido, Cristóbal López y De Souza, Insfrán, Fellner, Alperovich, Capitanich, Aníbal Fernández, los Eskenazi, Ferreyra y Electroingeniería, y tantos otros, nuestras cárceles están repletas de presos; sin embargo, estos figurones, directamente responsables de la miseria que afecta a más del 30% de los argentinos y de la muerte por inanición de tantos chicos, disfrutan de una libertad que ya se ha transformado en un cachetazo en la cara de la sociedad entera.
Por eso –no por venganza sino por legítima defensa- debemos convertir el viento, que sin duda ha borneado, en un fuerte huracán que barra, de una buena vez, con tantos magistrados indignos de ocupar sus cargos y purifique el fétido olor que emana de nuestros tribunales. Cuando digo que debemos hacerlo en defensa propia, no me refiero sólo a impedir que estos malandras continúen decidiendo sobre nuestra libertad, nuestra honra y nuestro patrimonio, sino también a la necesidad que, como país, tenemos de contar con un Poder Judicial serio, preparado, independiente y rápido.
Porque está visto que, hasta que ese verdadero milagro se produzca, no podemos esperar que llegue a nuestras playas el aluvión de inversiones, siempre anunciado y nunca concretado. Sin él, no nos resultará posible convertirnos en un país desarrollado y próspero, condenándonos a subsistir en esta insignificancia que tantos esfuerzos nos costó conseguir.
Es cierto que, desde diciembre de 2015, el gobierno de Cambiemos nos ha reinsertado en la vidriera global, y hemos visto por aquí a los máximos líderes mundiales mientras, a la vez, Mauricio Macri ha visitado a las naciones más importantes; se han firmado centenares de acuerdos bilaterales, pero no se concretarán mientras los potenciales inversores, sean propios o extraños, no confíen en que, en caso de conflicto, nuestros jueces fallarán conforme a derecho y no, como sucede hoy, según sus propios intereses o los de sus mandantes políticos o empresariales. Usted mismo, querido lector, ¿pondría un dólar en un país cuyo Congreso dicta leyes, y el Poder Judicial las aplica, con efecto retroactivo?
Un pequeño paréntesis: no puedo imaginar a Mauricio Macri en actos de homenaje a los asesinos “malos” de Manchester, Londres, Paris, Niza, Nueva York, Orlando, Bogotá, San Sebastián o Madrid y, por eso, me parece insólito que el protocolo oficial argentino haya llevado a Angela Merkel, Barak Obama y François Hollande, entre otros, a visitar el “Parque de la Memoria-Tuerta” y llorar por los terroristas “buenos”, tan premiados ellos con cargos y dólares.
Porque no debemos olvidar, por ejemplo, que una bomba de Montoneros, en el comedor de una dependencia policial, mató a 23 personas e hirió a más de 60, o que otra, colocada en un avión por el ERP, asesinó a decenas de gendarmes. Y tampoco debemos hacerlo con las más de 17000 víctimas civiles de esos mismos “jóvenes idealistas”, que nunca fueron siquiera reconocidas por el Estado. ¿A qué extremos de hipocresía nos llevará el discurso “políticamente correcto”?
Para regresar a la necesidad de contar con un Poder Judicial como Dios manda, insisto en que la ciudadanía debe tomar el problema entre sus manos, como lo hace día a día en Venezuela y Brasil, pese a que esas verdaderas multitudes han obtenido tan disímiles respuestas. Basta recordar que un Juez federal con asiento en Curitiba, Estado de Paraná, se ha convertido en la figura pública más popular entre nuestros vecinos, que están dispuestos a blindarlo frente a los avances de los poderosos.
No esperemos que nuestros ¿honorables? legisladores asuman como propia esa tarea porque, si lo hicieran, muchos de ellos mismos terminarían presos, ya que han convertido al Congreso en un verdadero aguantadero, como lo demuestra la desesperada lucha por integrar las listas partidarias en pos de fueros, cuyo verdadero objetivo también hemos deformado.
La semana pasada propuse a mis colegas que asumieran la heroica actitud de denunciar a los jueces y fiscales que incurran en faltas graves en el ejercicio de sus magistraturas, aunque aclaré que no tenía demasiada confianza en la aceptación de esa sugerencia. También propuse, y hoy insisto, que todos los ciudadanos, en una concentración tan masiva como fue la del 1° de abril y replicada en todo el país, manifestáramos pacíficamente nuestro hartazgo.
No permitamos más que cuatro o cinco cretinos, hijos de mala madre, hipotequen nuestro futuro y el de nuestros descendientes. Salgamos a gritar, bien fuerte y remedando a Gabriel Celaya, “¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo”.
Bs.As., 10 Jun 17
Enrique Guillermo Avogadro - Abogado

ENVIADO POR SU AUTOR

ARCHIVOS DE TEMAS DEL BLOG

Buscar articulos